image-2360751-75-e4da3.png


El origen de los dedos en garra es variado, pudiendo ser de origen neurológico, congénito o adquirido; como es en el caso de las alteraciones biomecánicas, siendo éstas las más frecuentes.

​​​​​​​Los dedos en garra son una deformidad de los dedos del pie en la que éstos están encogidos debido a un desequilibrio muscular. 

TIPOS DE DEFORMACIONES


image-2360736-34-16790.png

El dedo en garra se produce por una hiperextensión de la articulación metatarsofalángica y una flexión de la articulación interfalángica proximal y media. ​​​​​​​

image-2360737-35-45c48.png

El dedo en mazo se produce porque la articulación flexionada es la más próxima a la punta del dedo (articulación de falange media y distal).

image-2360738-227-c9f0f.png

El dedo en martillo se origina cuando la articulación flexionada es la del medio (entre la falange proximal y media) y suele haber bastante rigidez.

SINTOMAS:

Este problema afecta principalmente a las articulaciones, por lo que el síntoma principal es la deformación de los dedos. Sin embargo, hay pacientes que no son conscientes de padecer esta patología debido a que los dedos se van deformando y desviando lentamente, por lo que su evolución es progresiva y requiere de tiempo.

Asimismo, hay otros síntomas de los dedos en garra y de los dedos martillo que pueden indicar su formación. Por ejemplo, las durezas y callos en las partes dorsales (helomas dorsales), la inflamación de las articulaciones o el pulpejo de los dedos afectados (helomas distales) que se produce por un roce excesivo con el zapato. 

image-2361115-80-8f14e.png
CAUSAS:
ORIGEN CONGÉNITO.
​​​​​​​
Una de las causas de estas deformidades, aunque no es la más común, es su origen congénito. En el caso de que se diera esta circunstancia, se podrá diagnosticar a tiempo. El podólogo aconsejará al paciente sobre los zapatos que debería utilizar y los tratamientos más adecuados para solucionar el problema como las ortesis de silicona.

USO DE CALZADO INADECUADO

El dedo martillo se origina habitualmente por el uso de calzado que no se adapta de manera adecuada a la estructura del pie, normalmente en combinación con uno o más factores adicionales, como el daño de los tendones extensores. Suele aparecer entre los 50 y los 70 años.

image-2361365-liko-aab32.png

PROBLEMAS MUSCULARES O ARTICULARES.

Otra de las causas que puede provocar dedos en garra deriva de problemas musculares o articulares producidos por  juanetes, pie cavo, pie plano, pie valgo o lesiones que han afectado a la forma del hueso. Estos tipos de pies son los más propensos a tener este problema.

image-2361117-mnhyt-6512b.w640.png

TRATAMIENTO

El tratamiento de los dedos en martillo y dedos en garra depende de dos factores:

El dedo es flexible: se pueden realizar técnicas conservadoras. El tratamiento conservador comienza por el uso de calzado ortopédico con puntera suave y que tenga espacio para los dedos. Las ortesis de siliconas a medida, acompañan este tratamiento.

El dedo es rígido: El tratamiento indicado es el quirúrgico. 

image-2361356-IMG-20200303-WA0007-d3d94.w640.jpg

ÓRTESIS DE SILICONA

El uso de órtesis de silicona a medida ayudan a corregir, paliar y frenar el avance de la deformidad. Este tratamiento puede ser determinante en etapas de la vida como niñez y adolescencia, ya que la deformidad será flexible y se podrán reducir los signos y síntomas.

 CALZADO CORRECTO

 Se recomienda utilizar un calzado de tamaño adecuado, de horma amplia y cómodo para evitar que los dedos queden apretados en su interior. 

CIRUGÍA

Los tratamientos anteriores son conservadores, utilizados cuando la deformidad está en grado "flexible". El tratamiento quirúrgico se dará en casos más severos y "rígidos", cuando no se obtiene mejoría de forma conservadora.


FUENTE:
Mayo Clinic Family Health Book (Libro de Salud Familiar de Mayo Clinic) 5.ª edición
The pathology and management of lesser toe deformities.